-

-

-

-

.

.

lunes, 3 de octubre de 2016

Curas han pagado hasta $30 mil por 'derecho de piso'

México. Las extorsiones a sacerdotes y religiosos en todo el país preocupa a la Conferencia del Episcopado Mexicano. Los clérigos han tenido que pagar entre 5 y 30 mil pesos “ante el miedo” que les infunden los delincuentes. 

De las llamadas que han sido investigadas, las autoridades han informado que algunas salieron de penales del país.
Una alerta a esta situación la dieron los obispos de Veracruz, porque después del asesinato de los curas de la diócesis de Papantla, el 19 de septiembre, las amenazas contra religiosos en esa región se incrementaron. 
En las llamadas se les dice: “Si no cooperan (cuota), les puede pasar lo de los padres de Poza Rica”.
Esta problemática no es nueva. Ya en 2010 se había advertido en el seno del Episcopado que era preocupante, 
pero no se le dio seguimiento; fue uno de los temas que trató el Consejo Permanente que se reunió la última semana de septiembre en la Ciudad de México, informaron integrantes de la CEM.
En la actualidad, solo existen esfuerzos aislados de algunas diócesis para prevenir. Se solicita a los sacerdotes y religiosas informar al obispado de esas llamadas y no hacer caso de las mismas; en otras se les avisa a las autoridades, como en la de Puebla, para que investiguen el número.
Desde hace seis años obispos y sacerdotes han denunciado constantemente las extorsiones que sufren, principalmente en la modalidad de llamadas telefónicas y avisos verbales que reciben para amedrentarlos. Hasta la fecha, el Episcopado no ha establecido una línea de acción conjunta para su prevención.
Pero no solo los sacerdotes de los templos son víctimas de extorsiones y amenazas, otro sector de religiosos que sufren hostigamiento, secuestros y amenazas de muerte del crimen organizado son los que atienden a los migrantes. 
En múltiples ocasiones los curas Alejandro Solalinde, Pedro Pantoja y Tomás González, entre otros, han denunciado esa problemática, pero el Episcopado no les ha brindado apoyo en sus denuncias, ni siquiera ha sido un tema a tratar en sus reuniones con el secretario y subsecretarios de Gobernación.
El cardenal Francisco Robles, presidente de la CEM, reconoció el 25 de septiembre que en Jalisco y en varios estados, los sacerdotes han sido amedrentados por “supuestos integrantes del crimen organizado, quienes les exigen dinero a cambio de protección o de no hacerles daño”.
“Me consta de un caso que sí fue consumada la extorsión. El sacerdote entró en pánico por todo lo que lo amenazaron y le dijeron, y estuvo por un corto tiempo aportando dinero a una cuenta bancaria que le dieron; afortunadamente venció el miedo y la fiscalía inmediatamente tomó cartas en el asunto y se resolvió favorablemente ese caso”, agregó.
Recordó que se ha instruido a los sacerdotes para que no sean víctimas de este delito y se les han dado diversas recomendaciones para prevenirlos de cualquier agresión del crimen.
“Normalmente, lo que nos recomiendan a todos es que instruyamos a los sacerdotes en que a determinadas horas y en caminos no anden solos, que no se expongan; en lo que se refiere a llamadas, que no se enganchen con la llamada si ven que es algo de esa índole, y ese tipo de instrucciones se nos han dado a todos y normalmente las siguen”.
Ese mismo día el arzobispo Jesús Carlos Romero Cabrero, de San Luis Potosí, aseguró que son recurrentes los intentos. El modus operandi es que en las parroquias reciben una llamada e intentan sacar dinero.
Los sacerdotes reportan a las autoridades y éstas dan seguimiento a los números de los que hacen la llamada, en una ocasión se detectó que venía de una prisión de Hidalgo.
Raúl Vera, obispo de Saltillo, también ese domingo señaló que los sacerdotes no están exentos de las extorsiones y que en esa diócesis se han registrado varios casos. Incluso él ha sido víctima de estas llamadas: “A mí me empezaron a hablar con voz tipo cubano y decían que eran guerrilla zeta. No es la única vez que han querido extorsionarme”, pero aseguró que no ha denunciado.
La semana pasada, Raúl Sosa, vicario de la diócesis de Aguascalientes, dijo que en los últimos días se registraron entre cinco y seis extorsiones, y que se les ha pedido atender las recomendaciones de las autoridades y desarrollen su ministerio con tranquilidad, sin sentirse intimidados.
En marzo, en la diócesis de Celaya un sacerdote entregó 15 mil pesos para evitar que fuera quemado su templo. Al respecto, el obispo José de Jesús Martínez Zepeda pidió a los sacerdotes colgar en el momento en que empiecen a amenazarlos.
En mayo, el obispo Benjamín Castillo Plascencia, de Celaya, mencionó que sacerdotes de la diócesis han sido víctimas de intento de extorsiones telefónicas, en las que “un especie de matón los intimida”. 
Tan solo el día 20 le reportaron seis o siete curas haber recibido llamadas para extorsionarlos.
El presbítero Óscar Lamas, de la diócesis de Colima, en agosto denunció que se han incrementado las extorsiones, pero no se tiene una cifra.
En la asamblea de la CEM en abril de 2010 se informó que “muchos sacerdotes viven su ministerio de manera heroica, toda vez que permanecen en medio de amenazas, pobreza, violencia, extorsiones y agresiones”.
“Hay gente que les pide cooperación para darles seguridad, a veces (viven) un intento de secuestro para que les den los 5 mil, 10 mil pesos que juntaron en toda la semana”.
Es un clamor constante el que están padeciendo muchos curas, por lo que se han visto en la necesidad de cambiarlos de parroquia a áreas más tranquilas.

Noticias Anteriores

El Zeta 1000 le mantiene informado con las últimas noticias que suceden en nuestro Caborca, gracias por su visita.

EL ZETA 1000 Noticias de Caborca © Derechos Reservados El Zeta 1000 Gerardo Espinoza Ortega.

TOPO